sábado, 9 de junio de 2012

Sábados en el extranjero

Hay ciertas actividades cuasi universales que se llevan a cabo en sábado, independientemente de la parte del mundo en la que una se encuentre: hacer la colada y pasar la aspiradora, por ejemplo. Otras, sin embargo, dependen del contexto, de la circunstancia, del aquí y ahora. Así que hoy he ido a la montaña, a perderme al bosque, a caminar por senderos estrechísimos. He descubierto una casa del árbol y un merendero sui generis improvisado sobre un pedazo de terruño robado a la ladera; desgastadas escaleras de piedra inaccesibles y tapiadas por armazones de alambre y tablas viejas; y tejados ocultos por árboles y plantas trepadoras.

Por si esto no fuese suficiente, me he asomado al foso del Tiefburg y he curioseado en los puestos de fruta y verdura apostados junto a la muralla. Y pululando entre las tranquilas casas del barrio, me he topado con una caja de libros que alguien había dejado en la calle con el cartel "zu mitnehmen" ("para llevar"): cuatro de ellos ("Alice in Wonderland", "The Hitchhiker's Guide to the Galaxy", "Architektur der Welt - Romanik", "Architektur der Welt - Gotik") acabaron en mi bolsa.

Así son los sábados en el extranjero.   

Por cierto, que EnLaListaNegra acabamos de publicar una nueva entrada sobre Henry Wellcome y la génesis de su museo. ¡Pinchen aquí para leerla! 

4 comentarios:

Llosef dijo...

Mejor no cuento mi sábado en España, ay.

A princesa no xardín dijo...

Pues yo creo que he tenido un sábado decente porque el jueves y el viernes resultaron algo deprimentes...

Pato dijo...

Yo no tuve Sábado, de hecho :) ¡Pero qué cosas tan guays te encuentras! Dirás lo que quieras, pero a mí Alemania me gusta!

Verinha Portella dijo...

Bom dia! Adorei conhecer teu trabalho maravilhoso.
Parabens
vera portella