domingo, 22 de abril de 2012

(Auto)biografía en números


En una (auto)biografía al uso, el/la autor(a) o protagonista suele centrarse en el proceso, en cómo llegó del punto A (que, por lo general, se remonta a los padres, a la unión y posterior nacimiento del autobiografiado) al punto B, que irremediablemente es:
1. El presente.
2. La muerte.
En este tipo de narración, los decorados, personajes y hechos que conforman cada fase de existencia suelen ser limitados, y la sucesión de fases, hiladas entre sí, dan forma al recorrido vital, es decir, al libro, es decir, a la (auto)biografía. Eso se traduce, como podrán imaginar, en muchas páginas de apretado texto.
Por qué, entonces, no son populares las (auto)biografías en números, si las estadísticas, los porcentajes constituyen la esencia misma de nuestro día a día, si las decisiones cotidianas privadas y mayormente públicas se toman en base a cantidades, a decimales; si nosotr@s mism@s somos una combinación cifrada andante (206 huesos, 65% de agua, unos 22 ångströms de cadena de ADN)? ¿Por qué, entonces, preocuparse del contexto, de dilucidar porqués y de centrarse en los cómos, cuando el todo de una vida también se puede condensar en números?
Ejemplo práctico
Entre el 6 de febrero y este 22 de abril de 2012, mi yo ha producido las siguientes cifras:
-  Un número x de metros de papel de pared hábilmente arrancado, con una proporción de pared equivalente lijada y pintada.
- Un consumo medio de unos 52 litros de té (verde, negro, jazmín, gun powder, oolong, turco) y 21 de café (espresso, americano, de malta).
- 242 e-mails.
- 9 libros leídos por placer, 5 libros a medio leer, varios libros ojeados y hojeados, un puñado de relatos tomados de recopilaciones, una proporción desconocida de libros y artículos consultados por motivos de trabajo, 4 visitas a la biblioteca pública, 5 libros recibidos como regalo.
- 18 entradas en el blog EnLaListaNegra; 5 entradas en O Xardín da Princesa.
- 70 capítulos de comedia británica (Monty Python's Flying Circus, Noel Fielding's Luxury Comedy, Russell Howard's Good News); varias docenas de películas, principalmente italianas de los años 60, 70 y 80; giallo, terror, tragicomedia.

Y se podría seguir desgajando la realidad en números, porcentajes, ratios, cifras. Añadiendo y sumando, los propios actos parecen volumétricamente más relevantes. Parecen MÁS. ¿No es ese el principio y la finalidad de toda (auto)biografía?

12 comentarios:

Pato dijo...

¡¡Noooo!! Porque entonces dejas atrás todo lo que de verdad queremos saber: amoríos, miedos, superaciones, decepciones, triunfos, fracasos y más amoríos (¿o es que alguien va a leer la (auto)biografía de un célibe?). Princesa mi odio provervial a las matemáticas se extiende a esta nueva manera de contar la vida de uno. Y me da la risa cuando los matemáticos nos sueltan: "Todo son números". Memos: todo son PALABRAS. Hasta los números son palabras, chupaos esa.
Pero, en fin, si así es como deseas hacer las entradas a partir de ahora lo respetaré y me acabará gustando, pero solo porque lo haces tú.
Yo en la semana del 20 al 27 de febrero me he comido la olla 5987 horas.

A princesa no xardín dijo...

Ajajaja!!! É o que me faltaba, empezar a facer entradas "matematizantes"!!! Non, en realidade o que quería facer era romper un silencio de máis de dous meses... e como sintetizalos? Con números. A entrada pretendía ser unha lista... as listas si que che gustan, eh, parrula? Así que tutto a posto!!!

:***

Pato dijo...

Sí, sí, eso sí!! XD Además me gusta el sistema Vancouver (numérico) más que el Hardvard (alfabético)... ¿Contradictoria yoooooo?

Llosef dijo...

"¿o es que alguien va a leer la (auto)biografía de un célibe?"

Si hablas solo de libros más o menos rarunos y pelis viejunas, puede que sí.

Pato dijo...

Ehh, no, me refería a que los libros de célibes son aburridos. A ver, en los libros de miedo hay cosas de miedo, en los libros de naturaleza hay cosas de naturaleza, entonces ¿no va a haber sexo en los libros sobre la vida? No refiero a descripciones pornográficas... Bueno, sí.

Llosef dijo...

Mi autobiografía te aburriría a muerte.

Pato dijo...

ajajajaaj!!! pero la tuya tiene... ¡un grupo musical!!! Suple cualquier descripción guarrindonga que se precie. Y mejor no hablemos de MÍ biografía... jojojo. Princesa, me temo que tendrás que ser tú la que nos guíe!

A princesa no xardín dijo...

Jajaja, non precisades da miña intervención, parrula!!! Estásevos dando de medo!!! Sexo ou celibato nas biografías? Todo depende do biografiado: se é Iggy Pop, o sexo e as drogas son imprescindibles. De feito non nos interesa nada máis: só datos escabrosos, por favor!
Nos vosos respectivos casos, habería que evaluar cal é a vosa faceta máis tetra, máis chunga e escura, e basear a autobiografía niso. Sen contar que as autobiografías existen para poder reescribir a propia vida!

Pato dijo...

XD Pues proongo que entremezclemos las vidas de todos y hagamos una sola biografía. ESA sí que iba a molar!!!

Llosef dijo...

Así sí!!!

Warbrielw dijo...

¿¿¿Cincuenta y dos litros de té??? Joder, con eso puedes llenar una bañera.

Me ha hecho gracia por una viñeta que he visto hoy que decía "Jipis, asiáticos, viejas, dejad de haceros los guays: el té no gusta a nadie". Es una tontada pero me he estado riendo un rato...

Cuidate, princesa.

A princesa no xardín dijo...

Warbrielo!!! Cómo estás?

Pues sí, tengo el curioso vicio de beberme mi propio peso en té (el señor Hornimans, quien, por cierto, tiene un museo en Londres que lleva su nombre y que merece la pena visitar, debería patrocinarme). Sin ser jipi ni anciana venerable, admito que me gusta el mejunje, casi tanto como el café. Sucede que al pasar muchas horas sentada en el trabajo, leyendo o delante del ordenador, una tiende a beber lo que se le ponga por delante: el té ayuda a no propasarse con la cafeína y otros líquidos menos benévolos.

Cuídate tu también, y cómprate un chubasquero, que los pájaros te la tienen jurada!