domingo, 15 de enero de 2012

Sueños bailongos sobre baldosas marrones

He de admitirlo: los sueños absurdos no se me dan nada mal. Esta noche, por ejemplo, he soñado que bailaba con un señor mayor pero bien sano, muy sonriente, con la cara redonda, los mofletes llenos y un bigote blanco. "Es Alexander Moritz Frey", me decía una voz en el sueño. Y yo me respondía: "Imposible, el señor Frey tiene la cara alargada, algo caballuna, y más bien triste. Este no es, sin duda". Y a pesar de llevar bastón, qué bailes nos pegamos sobre las baldosas marrones de la cocina de la casa de mis abuelos, en el pueblo!

"Pues si no es Frey, será Solneman!", concluí.

Y así es, amig@s, como me convertí en la única persona que ha visto cara a cara al verdadero Solneman. Y no sólo eso, sino que también me he marcado un buen pasodoble con él!

Y si no saben quién es Alexander Moritz Frey ni Solneman el invisible será porque no quieren. Esta semana, EnLaListaNegra dedica una entrada a estos dos incomparables señores. No sean vag@s, con un click me ayudarán a subir la audiencia y los ánimos. Y si tienen críticas, no se refrenen, critiquen, que ya sé yo que la traducción del texto de Tucholsky me ha quedado regulera.

Y no, este no es un mensaje publicitario creado expresemante para vender (gratuitamente, por supuesto) mi otro blog, lo cierto es que he soñado exactamente eso. Creo que vivo la literatura con demasiada intensidad.

3 comentarios:

Llosef dijo...

¡Oh, Princesa! Vive usted la literatura justo como hay que vivirla...

Pato dijo...

Hasta en sueños...
(Y, qué ¿casualidad? pero yo también soñé algo tétrico... pero no se lo voy a contar a nadie).
xxx

A princesa no xardín dijo...

Pues no sé yo, Llosef, a veces esto se parece a una enfermedad (una muy llevadera, por cierto, pero aun así...).

Parru! É que hai soños que non se poden contar porque poñen os pelos de punta, non si? Pero, por si acaso, escríbeo: non hai mellor inspiración!!!