sábado, 26 de noviembre de 2011

Mujeres místicas y un papagayo verde: Sarah Moon en Persiehl & Heine



La galería Persiehl & Heine de Hamburgo inauguró el pasado 16 de noviembre la exposición retrospectiva "À propos", dedicada a la fotógrafa francesa Sarah Moon. Si bien ha desarrollado su trabajo principalmente en el mundo de la moda para firmas como Cacharel y Dior, lo cierto es que las imágenes que crea y recrea con su cámara poco o nada tienen que ver con lo que nos tiene acostumbrados el mundo del diseño y de las pasarelas. Si una imagen vale más que mil palabras, y estoy segura de que este es el caso, aquí les dejo una muestra para que se pierdan en los caminos sepia de la mano de mujeres difusas, bellas, inaferrables.



P.S. La versión online del semanario alemán Die Zeit ha publicado una interesante serie de fotografías de Moon. Me he permitido traducir el título de la cabecera de la noticia ("Mystische Frauen und ein grüner Papagei") para encabezar esta entrada.

Reportaje fotográfico en Die Zeit

Entrevista a Sarah Moon en Die Zeit (en alemán)

Sarah Moon en la Galerie Persiehl & Heine

sábado, 19 de noviembre de 2011

Ensoñaciones sabáticas


El señor Storm antes de ir a cenar

Les parecerá que venir a trabajar por gusto un sábado por la tarde es cosa de chiflados, o de gente aburrida, o de sociópatas. Sin negar que yo misma cumpla uno de / o todos estos requisitos, lo cierto es que es sábado y les escribo desde el departamento desierto, con un resto de frío en las manos y en los pies que se niega a desaparecer mientras tecleo y pienso y me paro a rebuscar entre los libros y tomo nota de esto y de lo otro. Noche cerrada y el armazón de lo que será el mercadillo de Navidad bien asemblado, a la espera de que comience la orgía de salchichas y Glühwein (vino caliente especiado) el próximo día 23 de noviembre.

Lo cierto es que únicamente quería hablarles de una reciente adquisición bibliográfica que me ha hecho muy feliz: las obras completas de Theodor Storm en la colección Die Tempel-Klassiker por las que he pagado dos míseros euros (un euro cada volumen me ha costado el regalo). Soy una ignorante consumada en lo que se refiere a coleccionismo, pero sé que esto ha sido una ganga monumental: el precio medio en las librerías de viejo es de 35 euros. Pero vaya primero lo que verdaderamente cuenta: la emoción de encontrarse estos dos ladrillos amarillos cuando una no busca ni espera dar con nada no tiene precio.

Así que quiero darle las gracias al señor librero de la librería Die Wortfreunde - Antiquariat Wirthwein por haber colocado la monumental obra en la sección de libros a 1 euro. Graciñas, meu rei!

Y para los que son tan curios@s como yo, aquí les dejo un link en el que podrán ver algunas fotos de mi templo de tesoros. No es una librería especializada, sino que hay un poco de todo, como en botica (un dispensario de sorpresas a 1 euro!), y probablemente esto es lo que la hace tan especial:

Die Wortfreunde Antiquariat Wirthwein

Y ahora voy a comerme una ración de gulash con Lo al Essighaus, restaurante pintoresco y muy alemán en el que espero que ustedes y yo podamos compartir mesa y conversación algún día.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Esqueletos en el armario: precuela otrantina


Foto tomada in situ por Lo y A Princesa no Xardín

Sigamos con la narración de nuestro viaje a Otranto. Hoy, en esta otoñal tarde dominguera romana, me apetece resucitar los rayos del sol homicida y el claro relucir de la piedra en la que se ha construido el pueblo otrantino.

Otranto es una minúscula ciudad con la mirada fija constantemente en el mar Adiátrico, Ex Oriente Lux. El castillo aragonés que sirvió a Walpole de inspiración, aunque sólo fuese como "prestanome" de su célebre novela, la domina, macizo e imponente, y los dos largos brazos de muralla que abrazan y contienen el pueblo marinero parecen penetrar en su pétreo cuerpo como gruesas raíces de ficus. Y en ese abrazo están contenidas, entre otras cosas, callejuelas estrechas y ondulantes, incontables tiendas de souvenirs, restos arqueológicos, y ocho armarios repletos de esqueletos centenarios.


Una de las muchas torres del siglo XVI que encontramos en nuestros vagabundeos por la costa pugliese


Ejemplo de ruinoso desierto

Por otro lado, Otranto se integra en una tupida red de castillos, fortalezas y torres vigía plantadas en el territorio pugliese durante el período normando y reforzada durante los siglos XV y XVI para hacer frente a la devastadora potencia de turcos y sarracenos. De hecho, el castillo otrantino se construyó en el año 1481, después de que los turcos hubiesen destruido el lugar y cercenado las cabezas de sus por entonces 800 habitantes.

Me comenta Lo que Puglia ha vivido en los últimos años un considerable boom turístico, y que muchos puntos de la costa, como la propia Otranto prueba, se han convertido en destino apetecido por amantes del sol y playa, del submarinismo y, en general, de la tranquilidad extrema. Yo, por mi parte, he encontrado en Otranto paisajes "mozzafiato", desiertos y salvajes, la tierra roja (esa tierra rojo sangre que mencioné de pasada en mi anterior entrada sobre Otranto), las construcciones de piedra semejantes a diminutas mastabas despuntando en los campos y entre los olivos, y una soledad de cuento de terror, de ausencia humana... si existen un terror cósmico y un terror del mar en la literatura, también debería existir un terror telúrico, un escalofrío nacido de las piedras clavadas en la tierra encarnada, del viento entre los pinos y del lejano batir del mar contra los escollos, del cielo negro y de la luna blanca y de los gatos que se persiguen con salvaje fiereza en la oscuridad.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Marfiles de Nimrud o el método Christie - ANEtema II



Los ingleses son, como todo el mundo sabe, grandes mitómanos que aprovechan la menor oportunidad para recorrer y re-recorrer, bastón o sombrilla en mano, los caminos que conectan su pasado nacional con el presente más inmediato. Y si la vía escogida para perderse y merodear los conduce a una excavación arqueológica o a una tumba de proporciones ciclópeas, serán los individuos más satisfechos del mundo.

Hace unos meses, el periódico The Guardian anunció orgulloso la compra de los marfiles de Nimrud por parte del British Museum, y, haciendo gala de esta peculiar pasión mitómana, no pudo evitar relacionar estas valiosas piezas con Agatha Christie. La escritora, como es bien sabido, fue esposa del arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañó en muchos de sus viajes y estancias en el Próximo Oriente (entre ellas, las campañas realizadas en Nimrud / Kalhu). Pues bien, la gran dama de la novela de misterio ayudó en su día a limpiar los susodichos marfiles de Nimrud utilizando una crema facial... carísima!

Dicen los conservadores y restauradores del British Museum que, si bien el método resulta muy poco ortodoxo, la Christie no dañó en modo alguno los maravillosos marfiles. Qué tiempos aquellos, en los que con un bote de crema se podía salvar al mundo.

Aquí, el enlace a la noticia en The Guardian (07/03/2011), con fotos bien bonitas de algunas piezas:

http://www.guardian.co.uk/culture/2011/mar/07/british-museum-assyrian-treasures-agatha-christie

Entrada sobre los marfiles de Nimrud en Wikipedia:

http://en.wikipedia.org/wiki/Nimrud_Ivories

martes, 13 de septiembre de 2011

Más turcos, normandos y castillos literarios. Primeras impresiones




DATOS MODERADAMENTE OBJETIVOS

Nuestro regreso vacacional otrantino se registró a las xx horas de la noche del sábado pasado.

Otranto dista 653 kilómetros de nuestra guarida. La distancia fue cubierta en un coche prestado (prestado, ojo, que no robado).

Otranto es el municipio más oriental de Italia. Se emplaza en la región de Puglia.

La citada Puglia suele ser azote del calor infernal, también en septiembre.

DATOS SUBJETIVOS DE AQUELLOS QUE A CASI TODO EL MUNDO INTERESAN, AUNQUE SEA POR MERA CURIOSIDAD MALSANA

Cito a continuación algunas notas tomadas en mi viejo cuaderno... sepan disculpar mis pobres y pretenciosas ínfulas literarias. Si no me plagiase a mí misma me resultaría imposible continuar esta entrada.

"Puglia está hecha de tierra roja que se extiende sutil y lisa (...) hasta el blanco horizonte en el que desaparece la luz. La siembran piedras y arbustos, hierbas secas y puntiagudas clavadas en su muda piel, y olivares magníficos. Algunos olivos arrancan de la tierra sus cuerpos duros, fibrosos y secos, y alzan, casi entrelazándolas entre sí, las frondosas cabezas cargadas de fruto."

"La tierra roja: como un lechoso manto en el que se hubiese secado la sangre.

Una cala oculta en la Baia dei Turchi: para acceder a ella debe cruzarse el pinar y zigzaguear siguiendo estrechos caminos de tierra y polvo que son cortados por arbustos, rastrojos, maleza, en un revuelto de ocre, marrón y verde, y bayas rojas colgantes como rubíes o gotas de sangre perfectamente esféricas.

Sopla el viento, se forman pequeñas olas encrespadas, escollos negros despuntan en las aguas."

Azufre, sangre, ruinas, el mar glauco: souvenirs de mi viaje.

P.S. Sí, alguna foto hay que testimonia nuestra presencia física en Otranto. De la música que amenizó nuestro viaje también les hablaré en futuros posts. Y de Satanás, de los huesos en el armario y del granizado de limón.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Turcos, normandos y castillos literarios




La maleta está lista. Las reservas, hechas. El itinerario, perfilado. Falta llenar el depósito, grabar el postergado cd con "grandes éxitos de nunca para un largo viaje", e, importante, no olvidarse de cerrar la llave del gas.

Estas serán las primeras vacaciones reales del 2011. Probablemente, las únicas. Apenas ocho días para quitarse de encima el olor a cansancio y rabia y trabajo y responsabilidad, a ciudad y a incerteza.

Destino Otranto, dos bichos raros con una sombrilla y una caja de libros en el maletero.

A la vuelta, más.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Trash selecto para gente bien

A mí el verano no me sienta especialmente bien. Me vuelve ociosa tirando a vaga, lo que se agradece cuando una se puede permitir vacaciones, pero no si hay trabajo del que ocuparse de por medio.

Siendo este último el caso, intento sobrevivir al agosto romano a base de ingentes dosis de café y de té, grandes clásicos del metal setentero y ochentero, y trash, mucho trash.

Cuando yo era pequeña, no existía la etiqueta "grindhouse". Ese invento tan tarantiniano importado de las Américas para revalorizar las películas cutres de toda la vida no pertenece a mi imaginario personal. Los pilares de mi cultura cinematográfica se los debo al cine ambulante "dos ferrancheiros" (nombre popular dado por l@s paisan@s de mi pueblo a los grupos de etnia gitana que se dedicaban a la recogida y venta de metal; por extensión, cualquier comunidad gitana que se dedicase a otras actividades económicas recibían el mismo nombre).

Pues bien, os ferrancheiros me descubrieron a Bruce Lee y a Jackie Chan, nos saturaron de Pajares y Esteso, pelis picantonas, y terror barato (dulce terror barato del que no se encuentra ni pizca en las nuevas producciones del género, por cierto), cintas proyectadas sobre una lona blanca que terminaban cocidas a base de pasarlas una y otra vez, año tras año, en mil pueblos diferentes.

En estos días de verano, entre el café, el calor, el heavy y los textos cuneiformes de marras, no sólo quiero recordar al cine dos ferrancheiros, sino también rendirle homenaje viendo trailers de esas olvidables (y aquí está la gracia) maravillosas pelis cutres. Y para que quede constancia de ello, aquí les incluyo una selecta selección de trash para gente bien (= ustedes mism@s).





domingo, 26 de junio de 2011

Monstruos de hoy, de ayer y de siempre I: Saint-Hilaire y la teratología



Monstruo, maravilla, portento, prodigio, ostento, milagro: piezas del vocabulario de lo terrible y lo sorprendente, de lo otro, de lo que no somos ni tú ni yo y que con mayor frecuencia se cuela dentro de nosotros o puja por escapar de la entraña de convención en la que lo hemos encerrado, nosotros, al monstruo, maravilla, portento, prodigio, ostento, milagro.

Los monstruos no son monstruos desde que el mundo es mundo, sino que le anteceden, erigiéndose a menudo en la causa y motor de todo esto, del cielo y de la tierra, de los ríos y los océanos, de nuestra ineludible mortalidad.

Qué es un monstruo, entonces? Las fuentes históricas y artísticas muestran una casi inabarcable variedad de definiciones, percepciones y explicaciones de lo monstruoso y lo maravilloso, y nadie menos indicado que yo para proponerles una panorámica sobre el tema... no, eso ya lo hicieron una dispar alineación de historiadores, antropólogos, arqueólogos y lingüistas hace cosa de dos semanas en un congreso en Velletri (Roma) al que tuve la oportunidad (y, en algunos momentos, el dudoso honor) de asistir. Por ello, en lugar de tediarles con largas e intrincadas disquisiciones teóricas sobre el tema, he preferido proponerles un catálogo desigual de curiosidades (pues la curiosidad y el monstruo siempre han ido de la mano), a desarrollar en varias entradas.



La monstruosidad como objeto de estudio científico moderno

Etienne Geoffroy Saint-Hilaire (1772-1844) fue un naturalista y biólogo francés que detenta un singular primado, el de haber fundado la moderna disciplina de la teratología, esto es, el "Estudio de las anomalías y monstruosidades del organismo animal o vegetal" (RAE). Un@ siempre tiende a concebir el monstruo en clave humana y/o animal, no es cierto? Pues resulta que también los geranios y los limoneros pueden sorprendernos a este respecto.

(Recuerden: "teratología". El término aparecerá de nuevo cuando repasemos la serie adivinatoria acadia Šumma izbu.)



Un dato no menos interesante en la biografía de Saint-Hilaire lo constituye su participación en las expediciones napoleónicas llevadas a cabo en Egipto con fines científicos y de estudio. Sería durante su estancia en Hermópolis que el académico francés se encontraría, entre los silenciosos y momificados habitantes de un cementerio de animales sagrados, con la momia de un ser humano, un infante al parecer, desprovisto de cerebro y de espina dorsal. Thomas Joseph Pettigrew realizaría una descripción general del hallazgo de Saint-Hilaire y las subsiguientes reflexiones en su obra de 1834 A history of Egyptian mummies, and an account of the worship and embalming of the sacred animals by the Egyptians, que reporto a continuación:

"M. Geoffroy St. Hilaire made a communication to the Royal Academy of Sciences, in 1826, relative to the mummy of a human monster which had been submitted to his notice by M. Passalacqua, who had previously regarded it as a mummy of the cynocephalus*. M. St. Hilaire says that its characters were so distinct that it occasioned him no difficulty in detecting its real nature. He thought the subject worthy of being laid before the Academy, and he has described it as belonging to the class of anencephale, characterized by the want of the brain and spinal marrow. The position of the monster is curious. It was seated, the feet joined together, and the hands placed under the knees. It was deposited along with the embalmed monkeys in the catacombs of Hermopohs, not among the human mummies. It is worthy of remark, also, that near to this mummified monster was observed an amulet in baked earth and enamelled, an exact copy of a cynocephalus, and the posture of this animal corresponds with that in which the mummy was found"(p. 184).

* cynocephalus: cinocéfalo, "(con) cabeza de perro".

El texto completo de Pettigrew, al igual que la obra Philosophie anatomique, Volume 2. Monstruosités humaines, puede consultarse en las plataformas Google books y archive.org.

Para una visión general sobre la obra teratológica de Saint-Hilaire, véase
B. Duhamel (1972), "L'ouvre tératologique d'Etienne Geoffroy Saint-Hilaire". Revue d'histoire des sciences 25, pp. 337-346, accesible gratuitamente en
http://www.persee.fr/web/revues/home/prescript/article/rhs_0151-4105_1972_num_25_4_3307

sábado, 11 de junio de 2011

Dreißigjähriger Kollaps

Tres décadas de irrefrenable deseo y monstruos de los que hablarles próximamente.

miércoles, 13 de abril de 2011

Génesis de la nobleza o los porqués de todo esto




Antes de hablarles de los vampiros psíquicos y de sus nefandas artes (cosa que haré en alguna de mis próximas entradas blogueras, ténganlo por seguro), quisiera revelarles el porqué del nombre de este blog.

En el cuento “El compañero de viaje”, Andersen narra, entre otras muchas aventuras que discurren entre lo fantástico y lo terrorífico, cómo el joven Juan llega a la corte de un rey cuya hija concederá su mano a aquel que consiga adivinar tres acertijos por ella propuestos. Siguiendo la voluntad de la cruel princesa, sin embargo, todo aquel que fracase en el intento morirá. Este feroz destino no impide que sean muchos los hombres, jóvenes o viejos, que soliciten los favores de la princesa, mas, inevitablemente, todos terminan en el mismo lugar: en el jardín de la princesa, haciendo tintinear sus huesos colgados de las ramas de los árboles cual campanilla de cristal, o mordiendo la tierra de los tiestos con los pelados dientes de sus calaveras.

No les desvelaré los pormenores de este cuento maravilloso que les invito a leer (abajo encontrarán los links pertinentes). Sólo les diré que llegó a mí cuando contaba unos 8 o 9 años, y que me marcó para siempre (mucho más que el “Nevermind” de Nirvana, por ejemplo, disco-himno de mi generación). Lo narrado era decididamente horrible y macabro, y por ello indescriptiblemente conmovedor e impresionante. Hasta entonces yo desconocía que existiesen jardines en los que los esqueletos floreciesen en una primavera eterna; me era ignoto el ogro de la montaña con su séquito de criaturas subterráneas; todavía no sabía exactamente qué apariencia guardaba la muerte. No sé cuánto le debo, si mucho o poco, a “El compañero de viaje”. Por lo pronto, le he robado la idea al señor Andersen para mi modestísimo blog, aunque esto cuenta más bien poco, considerando que aquellos primeros compiladores-cuentistas se dedicaron a plagiar a sus propios contemporáneos recopilando cuentos tradicionales sin citar sus fuentes la mayoría de las veces. Las ideas, como la energía, ni se crean ni se destruyen. Se transforman. Y nos transforman.

Agradezco a mi señora madre que en su día me comprase el volumen “Cuentos de hadas para niños, volumen I” de Hanns Christian Andersen, en el que vivía agazapada mi princesa. Algún que otro año después también me compraría el segundo tomo, que se inauguraba con “La reina de las nieves” y aquel espejo maléfico capaz de distorsionar la realidad. De esto también tendríamos que hablar en otra ocasión, ¿qué les parece?

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/andersen/companye.htm

miércoles, 6 de abril de 2011

Microintermedio literario

Hace tres semanas envié este relato (o microrrelato, como se han rebautizado estos concetrados de palabras) a un concurso de la radio. Sorteaban un lote de libros y, puesto que nos daban la primera línea del texto (que a menudo es lo más difícil), pensé "Pois veña!"

Obviamente no me llevé el lote de libros.

Esta es la versión breve de 200 palabras. La extensa cuenta con la friolera de 226. Ninguna de las dos tiene título. Ustedes qué proponen?

Estaba bajo la cama, era muy delgada y al mirarla temí que fuese a desaparecer por haberla descubierto allí, longilínea y amarillenta. Se asemejaba a un rayo de luz pálida, una larga esquirla de sol que, siguiendo el eje de la cama, se alargarse tensa como la cuerda de un instrumento fantástico.

Me tendí en la cama. Al tiempo que intentaba dormir, me imaginé ese hilo claro ahí debajo, y la imagen de mi espina dorsal alineándose con él me produjo escalofríos. Girándome, pegué la cara al colchón para burlar el reflejo tangente de aquel filo de luz, pero algo en su cualidad punzante y acerada penetraba a través de la tela y la gomaespuma atravesando la sutil piel de los párpados cerrados hasta clavarse en los ojos.

A tientas, me arrodillé junto al borde de la cama. Seguía allí, tan fina, geométrica y severa como antes. No sé por qué alargué los dedos hacia sus bordes rectos, quizás porque su brillo deslucido resultaba casi tangible. Al roce de los cantos siguió el tacto helado de hilo de alambre y un dolor agudísimo que me hizo retirar la mano de golpe.

Qué espesa y templada me pareció mi sangre entonces.


POR PETICIÓN POPULAR SE INCLUYE A CONTINUACIÓN LA VERSIÓN COMPLETA DE 226 PALABRAS

Estaba bajo la cama, era muy delgada y al mirarla temí que fuese a desaparecer por haberla descubierto allí, longilínea y amarillenta. Se asemejaba a un rayo de luz pálida, una larga esquirla de sol que, siguiendo el eje de la cama, se alargarse tensa como la cuerda de un instrumento fantástico.

“Sólo un rayo de luz”, pensé. Me tendí en la cama. Al tiempo que intentaba dormir, me imaginé ese hilo claro ahí debajo, y la imagen de mi espina dorsal alineándose con él me produjo escalofríos. Girándome boca abajo, pegué la cara al colchón para burlar el reflejo tangente de aquel filo de luz, pero algo en su cualidad punzante y acerada penetraba a través de la tela y la gomaespuma atravesando la sutil piel de los párpados cerrados hasta clavarse en los ojos.

A tientas, me arrodillé junto al borde de la cama. Seguía allí, tan fina, geométrica y severa como antes. No sé por qué alargué la mano hacia sus bordes rectos, quizás porque su brillo deslucido resultaba casi tangible. Tan solo rocé los cantos con las yemas de los dedos, pero el tacto helado de hilo de alambre y el dolor agudísimo que siguió me hicieron retirar la mano de golpe.

Qué espesa y templada me pareció mi sangre entonces.

viernes, 25 de marzo de 2011

Tablón de anuncios II



(1) El 1 de abril de 2011 se estrena en el Belfast Horror Film Festival la película The Whisperer in Darkness.

Más información (trailers incluidos), aquí:
http://www.gothic.stir.ac.uk/news/hplhss-the-whisperer-in-darkness/

(2) Existen los vampiros psíquicos? Definitivamente SÍ, y puedo dar fe de ello. Ya se lo contaré algún día.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Si ustedes se diesen la vuelta




For those that have the strictest searchers been,
Find women are but men turn'd outside in:
And then if they but cast their eyes about,
May find they're women with their inside out.


Aristotle's Masterpiece, 1791 (citado en Helen King, Hippocrates' Woman. Reading the Female Body in Ancient Greece, p. 6).

La obra "Aristotle's Masterpiece" es un tratado del siglo XVII dedicado a los temas de la sexualidad, la generación, el embarazo y el parto. De ella se ha extraído este breve fragmento para ilustración de las masas, empezando por la que esto suscribe. Una de las teorías clásicas derivadas del pensamiento griego sostenía que la mujer era un hombre incompleto, a medio cocer. Otras teorías apuntaban a la diferencia entre cuerpos masculinos y femeninos como una cuestión de gradación y no de cualidad: es decir, los cuerpos de unos y otras eran exactamente iguales, salvo que los unos disponían de genitales externos, y las otras, internos. Pene y testículos equivalían a útero y ovarios, y viceversa.

El pasaje de "Aristotle's Masterpiece" evoca esta teoría. Si nos dan la vuelta como a un guante podemos encontrarnos con un él o un ella igual a nosotr@s pero distint@ devolviéndonos el reflejo.

Pueden consultar la obra "Aristotle's Masterpiece" en: http://www.exclassics.com/arist/ariscont.htm

viernes, 18 de febrero de 2011

Mis problemas con la censura: El caso Ewers

Quizás se trate de una censura involuntaria, producto de (des)intereses editoriales, problemas de derechos o conjunciones planetarias, pero lo cierto es que me está resultando ciertamente difícil dar con los libros de Ewers en su edición alemana. Conociendo la cadencia racista (que no antisemita) del pensamiento del autor y sus relaciones con el nacional-socialismo, deduzco que existen prejuicios contra él y su obra. Sus relatos y novelas no pueden encontrarse online, al contrario que su contemporáneo y amigo de juergas Gustav Meyrink: es esto lo que me hace sospechar. La gran mayoría de las obras de Ewers ya no están sujetas a derechos de autor, y aun así una se ve obligada a batir las librerías de viejo intentando encontrar las curtidas ediciones de principios de siglo.

Un momento. ¡Si no les he presentado a Hanns! Aquí lo tienen, pues:



Se le ve decadente, ¿a que sí? Se le ve, porque lo era. Vivió intensamente (o al menos eso ha querido hacernos creer). Bebió, fumó, se drogó, escribió novelas, relatos, guiones de cine y de teatro, fue actor y viajero y agitador y se sacó fotos en cueros con una de sus compañeras mientras se bañaban en el mar, entre otras cosas. Pero su mayor logro ha sido, desde mi punto de vista, este: que ha conseguido hacer del alemán no sólo una lengua comprensible sino también hermosa y absolutamente fascinante para la que suscribe. Es el escritor que con mayor gusto y disfrute me atrevo a leer en la germánica lengua. ¿Por qué debería, entonces, privarme de este vicio?

En fin, que, como guinda a mi queja y para que no se vayan con las manos vacías, les recomiendo que lean "Alraune" ("La mandrágora"), que constituye la única novela de Ewers disponible en traducción en el mercado español. Como siempre, la novela llega de la mano de la Editorial Valdemar.

Espero que la próxima vez que escriba sobre Ewers sea para comunicarles la compra (o lectura) de este libro:

miércoles, 9 de febrero de 2011

A History of Horror


L@s amantes, mecenas y cultivadores del terror, del horror, del escalofrío, del miedo, del asco y de la risa nerviosa suelen caracterizarse por lo siguiente: nunca tienen suficiente, siempre buscan y hurgan en las entrañas del género sin cansarse de regresar una y otra vez a la escena del crimen. Somos de l@s que nos manchamos las manos y desenterramos con gusto cadáveres de los más dispares orígenes.

Pues bien, "A History of Horror with Mark Gatiss", serie de tres documentales producidos para la BBC Four en 2010, y presentados por el genial actor de "The league of gentlemen", hace honor a esta marca del demonio que nos acomuna. Gatiss, él mismo un gran amante del terror, no descubre nada sustancialmente nuevo, sino que revive el monstruo ("It's alive!") a partir de entrevistas con actores y productores, visitas a los sets cinematográficos, imágenes y memorabilia. Vaya, que en el primer documental muestran el maletín de maquillaje de Lon Chaney, ojo de cristal incluido.

"A History of Horror with Mark Gatiss" puede visionarse en YouTube sin prejuicio para su persona (legalmente hablando, entiéndanme), y es divertido y emocionante a partes iguales.

jueves, 3 de febrero de 2011

Curiosidades de la vida profesional de las personas I

Aquí les dejo un link para que puedan ver en qué menesteres se entretiene la Princesa.

http://www.cdli.ucla.edu/dl/photo/P285333.jpg

Si tengo tiempo, les cuento de qué va.

lunes, 24 de enero de 2011

Merricat's song




Merricat, said Connie, would you like a cup of tea?
Oh no, said Merricat, you'll poison me.
Merricat, said Connie, would you like to go to sleep?
Down in the boneyard ten feet deep!


PS. Ya era hora de publicar un post nuevo, aunque fuese con la foto de un huevo frito.