viernes, 30 de abril de 2010

En la noche de Walpurgis



Es decir, hoy. En Heidelberg, l@s estudiantes celebran la Walpurgisnacht con la ascensión al Heiligenberg y la posterior quema de hogueras e ingestión de alcohol en el Thingstätte, el teatro al aire libre, a imitación de las obras arquitectónicas clásicas, construido bajo el Nacionalsocialismo.

Para aquell@s que, como yo, no destacan por sus cualidades deportivas, el calendario de eventos posibles se multiplica: desde curiosear en la fiestorra que han organizado en la Mensa, hasta irse a casita para ver una película de terror acompañada de un sac börek con espinacas y queso de oveja (por ejemplo). O, quien tenga la fortuna de encontrarla en la biblioteca o en la librería de turno (y, desafortunadamente, no es mi caso), leerse la novela Walpurgisnacht de Gustav Meyrink.

En todo caso, sean o no devot@s de Santa Walpurga, les sugiero que se descarguen y escuchen el siguiente podcast vampírico-musical emitido en el programa de radio El sótano y que se marquen unos buenos bailes, que al fin y al cabo es viernes, y se han pasado toda la semana trabajando o estudiando o incluso ambas cosas.

R'n'R desde la cripta: vampiros, Draculinas y otros chupasangres (El Sótano)

martes, 13 de abril de 2010

Lecciones lapidarias I: La piedra vampira

De la piedra que chupa la sangre



Del deciseseno grado del signo de Aries es la “piedra que chupa la sangre”. Ésta es de su natura caliente y seca. Y hállanla en algunos lugares, en las partes de Oriente. Su color es verde y ha en ella una mancha bermeja, y quien la toma en la mano, hállala áspera y fulana porque es porosa. De facción es, de la una parte llana y de la otra redonda, en figura de media espera.

Su propiedad es tal, que si rompen el cuero a cual animal quiere y la ponen allí, tira la sangre por muy gran fuerza. Y esto hace en el cuerpo vivo, más no estando la sangre apartadamente. Y quien quisiere saber la cantidad de la sangre que tira, débela pesar cuando la hubiere tirada, y después métala en agua caliente, y saldrá de ella toda aquella que ha tirado, y ficará como antes era; y pésela entonces otra vez, y sabrá la cuantidad de la sangre que tiró.

Alfonso X, rey de Castilla Lapidario (edición de Sagrario Rodríguez M. Montalvo, según el manuscrito escurialense H.I.15, Madrid, Gredos, 1981).

Texto disponible online a través de la Biblioteca Virtual Cervantes:

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01604185103474960770035/p0000001.htm?marca=lapidario#