lunes, 16 de febrero de 2009

HEROES DOS DÍAS ANÓNIMOS



Quixen adicarvos unha entrada no día de San Valentino, pero non o conseguín: impediumo unha mañá de librerías e unha tarde-noite de reposteira (dúas tartas de queixo, unha de cenoura e laranxa, e unha bandexa infinita de caracolas de pasas e canela). Tampouco puiden facelo onte, entre chamadas, limpeza dominical, e reunión de amigos italianos.

Por iso o fago hoxe, neste luns anónimo. Mellor así. Porque @s amig@s sodes os protagonistas absolutos dos días anónimos, deses días aparentemente iguais ós anteriores e ós sucesivos nos que nada cambia... ata que aparecedes, vestindo un sorriso ou unha gabardina beige, co pelo solto ou curto ou lungo, axustándovos as gafas, pedindo un café, invitándome a tabaco, facendo un comentario sobre o libro que estou lendo, presentándovos... heroes dos días sen dedicatoria que cambiastes a miña vida para sempre.

Penso en vós a miúdo, en como eramos entón, en como somos agora, en mil e unha cousas que a lingua non sabe expresar, nas conversas que tivemos e que obviamos, nos paseos, nas copas, nos cines compartidos. Na presencia constante, mesmo cando nos separan países enteiros. No desexo de proximidade.

Oxalá eu saiba ser tan boa amiga como tod@s vós o sodes para min.

2 comentarios:

Pato dijo...

¡Pues claro que sí! No lo dudes nunca. Y gracias. Yo sí hice una entrada el fatídico día y ni se me ocurrió que mis "amores" sois vosotros.
Gran bico xxx

Thomas dijo...

Qué días aquellos. Y con todo el tiempo y la distancia que hay desde entonces ¡aquí seguimos!

Ha sido agradable leer esta entrada, y curioso, ya que no hace ni una hora que Luis me ha dejado en mi piso después de un extenso meeting en una casa rural con los demás. Sí, mis amigos son de los pocos aciertos que he cometido en mi vida.

Entre ellos tú, que también fuiste importante en mis días anónimos o peor que eso. Gracias por lo escrito y por seguir estando ahí. Y hasta la próxima.