lunes, 29 de septiembre de 2008

LAS ETIMOLOGÍAS DEL COÑO

En los textos en los que se basa mi tesis de doctorado (os recuerdo que trata el léxico del cuerpo en sumerio y en acadio) no aparecen términos para los genitales femeninos. Penes, testículos y escrotos, sin embargo, aparecen listados uno detrás de otro. Pero no temáis: he llegado a la conclusión de que esta exclusión no se debe al pudor ni al tabú, puesto que en otros textos el sexo del noble sexo se cita, y no con uno, sino con diversos vocablos.

Pues justamente estaba redactando todo esto, cuando se me ocurrió la idea para esta entrada: términos cultos y eufemismos para las "partes nobles", o "íntimas", o simplemente para "nuestras partes", para la vulva y la vagina, el chichi, el chumino y el coño. Y si bien es un tema que se merece páginas y páginas de sesuda reflexión académica, lo que aquí os propongo no son más que pequeñas curiosidades semánticas. En sumerio, el término para "vulva" es gal4, y este es su ideograma:

Si lo giráis 90 grados en el sentido de las agujas del reloj, comprobaréis con vuestros propios ojos que no es más que un triángulo púbico, la famosa "sonrisa vertical". Pensad que este mismo signo (cuyo nombre es SAL, pero que puede leerse de diversas maneras...) representa igualmente el término munus, esto es, "mujer". Claro y preciso.

De entre los términos acadios, sólo citaré uno que me interesa, uno de tantos eufemismos: laqlaqqu "cigüeña" (¿será por la forma de su pico?). Cabría preguntarse, por tanto, por qué los bebés son traídos por cigüeñas, ¿quien se inventó el mito se estaba burlando de nosotros? Me resulta curioso que los genitales femeninos se denominen con un nombre de pájaro, dado que habitualmente es al pene al que se se le asocian aves de distinto tipo (desde canario hasta uccello, uno de los más populares calificativos en Italia)... aunque pensemos en el gallego "paxara" (¿ou será cousa que só se di na miña aldea? Informádeme, raparigas).



Outra verba galega: "cona". Procede del latín cunnus "cuña" (de nuevo el triangulito), justamente como el cuneiforme sumeroacadio: escritura con forma de cuña, que no de... ehem. El español "coño" deriva de la misma idéntica etimología.

Pero, ¿y la palabra "chocho", que parece salida de los bajos fondos de la lingüística popular? Pues su etimología ha sido una sorpresa: procede del mozárabe šóš, y este a su vez del latín salsus, "salado": el chocho, queridas y queridos, es el altramuz (en italiano, lupino), que, justamente, suele prepararse así, salado. Dejad que piense que la designación "chocho" se deba no exclusivamente a una cuestión de sabor, sino también a la similitud formal entre vulva y altramuz.


Y hasta aquí mi digresión. Pato, Cousas, obviamente esta entrada vai adicada a vós, as fundadoras do Plan Chocho.



viernes, 26 de septiembre de 2008

TRAXEDIA EN VENRES



Só sentín o cheiro a queimado durante uns poucos segundos, mentres tiña a porta aperta para que pasase Lo coa bici. Despois, nada. Quedei soa na casa e púxenme a traballar na tese, como fago sempre de luns a venres.

Pasados 15 minutos, os asubíos dun camión de bombeiros. Varias ambulancias. E coches da policía. Saquei a cabeza pola fiestra para botar unha ollada: bombeiros, ambulancias e policía ocupaban a rúa diante do edificio no que vivo. Escoito pasos na escaleira, que non se paran no meu terceiro piso e prosiguen o seu camiño cara arriba. Ruido, voces. O meu corazón bate rápido, convénzome de que en calquera momento un policía petará na miña porta e me dirá que o edificio debe ser desaloxado inmediatamente.

Pero non é así. Eu, tímida e cohibida como son, non me atrevo a abrir a porta e buscar un policía para que confirme a natureza dos feitos... en poucas horas coñezo a verdade, e esta resulta horrible: unha anciana que vive no edificio faleceu hoxe, queimada. Ese cheiro que me entrou no nariz non proviña das obras que están facendo na fachada, como pensei nun primeiro momento, senón da mesma morte. Sinto arrepíos ó pensalo. Eu coñecía á anciana, unha muller menuda vestida sempre impecablemente, que se movía con certa dificultade, moi lentamente. Lembro un día na que eu baixaba polas escaleiras e ela agardaba polo ascensor. Unha moza baixou correndo con axilidade, e a anciana loubou as marabillas da xuventude (a beleza, a flexibilidade, a enerxía) coa mirada chea de tristura.

Síntome baldada emocionalmente, miñas amigas, meus amigos, por esta traxedia cotiá, que mañá sairá nos xornais e o domingo será esquecida.

martes, 16 de septiembre de 2008

METROPOLIS: En la gran ciudad



El lugar: inmejorable, junto a Castel Sant'Angelo, el que fuera mausoleo del emperador Adriano, primero, y fortaleza papal, después.
El día: domingo 14 de septiembre.
La hora: ocho y media de la noche.
El evento: cine mudo musicado en directo por artistas del mundo del jazz.

Yo nunca me entero de lo que sucede culturalmente en Roma, al menos no de modo directo. Si no hubiese sido por Barbara, que conoce todos los entresijos para obtener ese tipo de información, ael pasado domingo me habría quedado en casa, leyendo, o estudiando, o vagueando. Y me habría perdido un espectáculo magnífico.

El programa de la noche reunía, por este orden, un filmado de principios del siglo XX sobre los emigrantes italianos en América, el corto de Chaplin Shanghaied, Un perro andaluz de Buñuel, y Metrópolis de Fritz Lang. Tres horas de cine, sin un respiro, al aire libre bajo la humedad de la noche romana, frente a una pantalla que le daba la espalda al monumento funerario en memoria de Adriano. Tres horas (no se lo pierdan) en las que músicos de jazz acompañaban en riguroso directo cada uno de los moviemientos de los actores en pantalla... ¡música en directo! Para la gloriosa Metrópolis tejió los sonidos el increíble pianista Danilo Rea.

En ocasiones, hasta me gusta vivir en esta ciudad.

lunes, 8 de septiembre de 2008

UN CADÁVER EN EL BALCÓN



Cuando una se ausenta de casa durante un mes, puede suceder cualquier cosa: una cocina inundada, una notificación importante muerta de asco en el fondo del buzón, una cerradura que se resiste a girar sobre sí misma, una puerta forzada, una nota de los ladrones dando las gracias por la contribución hecha a la causa.

Nosotros, Lo y yo, hemos estado fuera justamente un mes, y habiendo cruzando el umbral de nuestro pequeño apartamento, ni inundaciones ni noticias inesperadas ni puertas tenazmente cerradas ni misivas de ladrones nos obstaculizaron el paso. La nevera, sin embargo, deshecha en lágrimas (quién sabe si con motivo de nuestra partida), nos recibió con charcos helados y legamosos. En el armario de la cocina, un ecosistema de huevas de quién sabe que insecto dormía plácidamente. Y hasta aquí, todo bien.

Entonces nos encontramos con su cadáver en el balcón.

Lo cubrimos con un plástico, atrancamos la puerta y nos fuimos tan tranquilos a dormir, tan sólo a unos pasos de aquel cuerpo que llevaba muerto varias semanas. "Domani ci pensiamo".
Lo digo alto y claro: nunca me han gustado las palomas, las considero ratas volantes, siempre prontas a abalanzarse con violencia sobre cuatro migas de pan, contaminan con sus excrementos, y cargan entre sus plumas con un ejército de parásitos. Imaginaos la ilusión que pudo hacerme descubrir que una de estas pequeñas bestias había decidido morir en nuestro balcón.

Reconozco que su historia está marcada por la tragedia: esta paloma-cadáver decidió hacer su nido bajo la funda de plástico que protegía la bici de Lo, y quién sabe por qué motivo, quedó atrapada y ahí se murió... ni que el aire de la ciudad volviese a los animales menos instintivos...
Fue Lo el encargado de deshacerse de su cuerpo y del nido, de limpiar y desinfectar la agonía del animal, de borrar los restos de este pequeño drama fauno-urbanita. Gracias por haberme ahorrado el espectáculo.

Algunos añadirían como final un "Hogar, dulce hogar", o "Feliz vuelta a casa". Yo, si me lo permiten, me ahorro el comentario, y acabo con un simple punto.
Punto

sábado, 6 de septiembre de 2008

FRAGMENTO DO CONTO "LA MUERTE", THOMAS MANN



"3 de octubre

Muchas veces, cuando mis pensamientos se extienden ante mí como unas aguas grisáceas, que me parecen infinitas porque están veladas por la niebla, veo algo así como las relaciones de las cosas, y creo reconocer la insignificancia de los conceptos.

¿Qué es el suicidio? ¿Una muerte voluntaria? Nadie muere involuntariamente. El abandonar la vida y entregarse a la muerte ocurre siempre por debilidad, y la debilidad es siempre la consecuencia de una enfermedad del cuerpo o del espíritu, o de ambos a la vez. No se muere antes de haberse uno conformado con la idea...

¿Estoy conforme yo? Así lo creo, pues me parece que podría volverme loco si no muriera el doce de octubre... "