miércoles, 22 de octubre de 2008

LA VIDA MARCIANA: UN COMPRIMIDO CADA 24 HORAS

Absorbida por una espiral descendente y absorta en mis miserias cotidianas, señoras y señores, corro y corro (en una imagen poética) para llegar a la meta (= defensa de tesis doctoral) antes del 7 de enero de 2009.

En la carrera me imagino contándoles cosas, hablándoles del último libro que he leído, de películas, de personas y personajes... no publicando estas entradas, sin embargo, chascarrillos y anécdotas se resecan y se apergaminan hasta volverse irreconocibles.

Por eso, les contaré mi última semana en cómodas píldoras:

Jueves: Termino "La ragazza dello Sputnik" de Murakami. Me gusta, como todo lo que he leído de él, porque todos sus libros los empiezo y acabo con hambre insaciable que, a pesar de los pesares, no se mitiga ni con la última página.


Viernes: Ruido ruido!! Despertada por un taladro maldito que, indefectiblemente, destruye la pared desde las 8 hasta las 9: 30 de la mañana. Me había acostado a las 2 de la madrugada después de haberme pasado varias horas trabajando en la tesis. Esto va mal. El ruido marca mi día: Atari Teenage Riot, Alec Empire, Melt Banana. Violencia sonora. Revolución mecánica. Me sangran las orejas, y yo me río. El ruido me da la fuerza para seguir tecleando.


Sábado. Trabajo en la tesis. Por la noche vemos "The omen 2" (quizás sea la úinca persona del planeta que la haya visto). Empiezo "La ricerca della lingua perfetta nella cultura europea" de Umberto Eco.

Domingo. Me voy a la playa, pero no por propia voluntad. Vestida de negro, echada sobre una toalla y debajo de una sombrilla, leo. Lo y Marco se chapuzan. Alessia dormita. Mar planísimo, arena casi desierta. Luego, festín a base de pimientos rellenos, lasaña, polenta, salsichas, y carne a la brasa que prepara la madre de Lo. Cuando llegamos a Roma, intento trabajar en la tesis, sin muchos resultados. Vemos "La casa", capítulo de "Historias para no dormir".

Lunes. Trabajo en la tesis. Compra en el supermercado y estudio de campo sobre "la antropología del romano en las grandes superficies".

Martes. Trabajo en la tesis. Intento ponerme al día con los e-mails. Comienzo "Gamurakan. La dimora degli incubi" de Yoji Fukuyama.


Miércoles (hoy). Me paso todo el día en la biblioteca controlando bibliografía. Salgo (salimos, Lo también ha venido) cansada del maratón, pero decidimos pasar por Mel Books (librería que suele realizar descuentos y que cuenta con una sección con precios rebajados al 50%). Arrastramos ordenadores, cables, baterías, libros y cuadernos hasta la tienda. Encuentro "Dance dance dance" de Murakami a mitad de precio, "¡jajaja!", río para mis adentros y me lo compro. Lo se trae a casa: "Lo specchio delle falene", de Tahar Ben Jelloun; "I benandanti. Stregoneria e culti agrari tra Cinquecento e Seicento", de Carlo Ginzburg (secretamente, he decidido ya que se lo robaré, jojojo); "La struttura assente. La ricerca semiotica e il metodo strutturale" y "La bustina di Minerva", de Umberto Eco.

Y ahora... escribo. Hasta que decida pararme. Stop.

4 comentarios:

Pato dijo...

Pues no. No has sido la única en ver The Omen Due.
Me gusta este modo que tienes de darnos a beber sorbito a sorbito del tequila de tu vida.
Cuántos libros, cuántos lugares. ¿Sabías que mi casa sigue en ruinas?
Futura Doctora Who: Ya has aprendido a nadar.
Aquí, el Pato aletea.
Kwak, kwak, kwak...

Thomas dijo...

Me lo he pasado bomba con el post, Princesa.

Resumiendo tu resumen, magnífico lo de "me sangran las orejas y me río" (a veces es un mal necesario), otro más que ha visto (y disfrutado) Omen 2 y sobre Murakami... ¡va a resultar que te gusta aún más que a mí!

Me alegra verte mejor desde el último post. Yo aún me estoy recuperando de la semana pasada, que fue extenuante. Ya te contaré.

Mientras tanto, ¡ánimo! En esa carrera apuesto por ti sin dudarlo!

A princesa no xardín dijo...

Pato, Tomás: grazie grazie ed ancora grazie!! Que faría sen vós, sen os vosos comentarios, e, sobre todo e ante todo, sen esas tardes (que sempre saben a pouco) pasadas entre cafés, rúas e palique...

Pato: ti coa casa en ruinas, eu con estes mangallóns que siguen furando na fachada. Claro que o meu baño funciona (e cruzo os dedos para que continúe así!!). Non desesperes, parrula!!

Tomás: espero con ansia a crónica da vosa viaxe. Eu tamén teño noticias frescas que darche.

Bicos!

Hikari dijo...

Me ha encantado la forma en que nos muestras tu cuaderno de bitácora, por decirlo así.

Tengo muchas gans de leer algo de Murakami, pues Pato ya me ha estado hablando de él, abriendo todavía más mi apetito lector. Eso por no hablar de ver "Historias para no dormir", que nos acordamos de ti Pato y yo el otro día al coger pato de la biblioteca unos DVD de esta serie.

Y qué buena pinta tiene el manga... ^^