sábado, 6 de septiembre de 2008

FRAGMENTO DO CONTO "LA MUERTE", THOMAS MANN



"3 de octubre

Muchas veces, cuando mis pensamientos se extienden ante mí como unas aguas grisáceas, que me parecen infinitas porque están veladas por la niebla, veo algo así como las relaciones de las cosas, y creo reconocer la insignificancia de los conceptos.

¿Qué es el suicidio? ¿Una muerte voluntaria? Nadie muere involuntariamente. El abandonar la vida y entregarse a la muerte ocurre siempre por debilidad, y la debilidad es siempre la consecuencia de una enfermedad del cuerpo o del espíritu, o de ambos a la vez. No se muere antes de haberse uno conformado con la idea...

¿Estoy conforme yo? Así lo creo, pues me parece que podría volverme loco si no muriera el doce de octubre... "

2 comentarios:

Pato dijo...

Conformarse, claro. Cómo no. Si lo hacemos durante toda nuestra vida.
Es genial este Thomas Mann. Y yo que dedico todo mi tiempo a pensar en los que luchan hasta el final... Vaya pérdida de tiempo.

Thomas dijo...

No tiene mucho que ver... pero hace un par de semanas estaba yo escribiendo en un bar, mientras me bajaba un par de mojitos. Pensamientos bastante fúnebres, también.

Y tras cerrar la libreta y empezar a levantarme, me fijé en que algunas hojas de hierbabuena en el vaso vacío formaban algo muy parecido a un pulpito sonriente... o una calavera con las tibias fláccidas.

De todas maneras, no renunciaré a futuros mojitos

De todos modos