viernes, 15 de agosto de 2008

AGOSTO Y ES PRIMAVERA



Desde siempre hemos sido educados para creer que "Más vale pájaro en mano que ciento volando¨, que "Lo bueno, si breve, dos veces bueno" y que "Los mejores perfumes vienen en frascos pequeños": he aquí algunos ejemplos para el método de la resignación y del conformismo.

Puesto que yo he sido educada también bajo la bandera de estos principios, tendría que darme con un canto en los dientes (siguiendo con las frases hechas) dado que hoy es el primer día de sol auténtico, que no calor, que experimento desde que llegué a Londres. Y porque es viernes. Y porque sigo viva. Etc. Pero no me pregunten por qué no me siento exultante y pletórica de felicidad ante la perspectiva de media tarde sin aguaceros de por medio... quizás me he pasado demasiadas horas leyendo y siendo sometida a los efectos del aire acondicionado (una vez más), y con las manos y la cara también se me ha helado un trozo de alma y un punto de corazón.

Pues tenía preparadas algunas pequeñas cosas y chascarrillos menores para contarles, pero creo que, muy a mi pesar, tendré que posponerlo hasta la próxima semana. Les anticipo que el miércoles pasado fui a un concierto de música clásica en el Royal Albert Hall, y que es muy probable que hoy me pase por la Tate Modern, que por fortuna cierra a las 10 de la noche. También tengo que hablarles de libros, y de personajes históricos, y de la fauna que pulula Camdem, y de otros muchos vicios míos (todos ellos confesables, creo).

Buen fin de semana, queridos y queridas.


1 comentario:

Pato dijo...

No quieras bajarte del tiovivo, Pricesa, que el viaje aún no ha acabado. Todo sigue dando vueltas, vueltas y vueltas.
Estás ahí, pero sabes que aquí te queremos.
Ciento volando, siempre. Esa es mi respuesta.