miércoles, 24 de enero de 2007



Interior de una de las muchas tumbas etruscas. Silencio absoluto en una atmòsfera absoltutamente enrarecida